Una ventana al Bienestar

Escribir de nutrición es fascinante, la ciencia se encarga de poner todo en su lugar y desde que el padre de la medicina, el médico griego Hipócrates (450-377 A.C) dijo “Que tu alimento sea tu medicina y tu medicina tu alimento” ha sido determinante el significado de los alimentos para los seres humanos. ¿Pero qué sucedió con ese pensamiento del padre de la medicina? Hoy los conceptos de salud están más destinados a la responsabilidad de tomarse una píldora, que el de prevenir una enfermedad mediante buenos hábitos de vida. 

Sucede que hace muchos años que empecé a estudiar el comportamiento humano y esto que se llaman nutrición, motivada a querer entender el proceso de perder peso y la aceptación del ser humano, pensé que todo estaba alrededor de un papel con unas indicaciones donde un Nutricionista decía tales o cuales alimentos eran necesarios para cada paciente, según sus necesidades.

De hecho fue muy fácil instalar un consultorio. Luego observe que muchas personas desfilaban por el consultorio emocionadas cuando iban la primera vez pero que al pasar los meses muy pocos seguían las indicaciones y no lograban mejorías a largo plazo. Muy pocas personas con condiciones o enfermedades buscaban apoyarse en un Nutricionista y mucho menos cambiar sus hábitos. Observe que la dependencia de la farmacología es avasallante y que las personas estaban más interesadas en que le dieran un Santo Grial, para poder modificar su alimentación, diciendo ” mándeme algo para bajar de peso”.

La mayoría de las personas buscan una asesoría en nutrición motivada a mejorar su imagen, persiguiendo estándares sociales muchas veces inalcanzables. Todo esto me llevó a tomar en cuenta una de mis mejores experiencias como ser humano. 

Hoy después de recorrer un camino, luego de tantos ensayos en materia de nutrición puedo explicar que soy una de las pioneras en transformar la era del Nutricionista convencional, y elegí especializarme en la transformación del ser humano desde sus pensamientos, desde la reprogramacion de creencias y la relación que tenemos con los alimentos, desde un enfoque más humano donde acompaño a todo aquel que quiera modificar sus hábitos alimenticios para su bienestar. 

A los 19 años sufrí una enfermedad muy grave que me llevó a lidiar con secuelas los siguientes años. Pude conocer en ese proceso palabras como neuroplasticidad, psiconeuroendocrinoinmunologia, creencia y hábitos de vida. Luego de mejorar, hasta desaparecer las secuelas, logré engranar este proceso con conocimientos en el área de nutrición. Profesionalizarme en el área  del coaching y antropometría, marcó la diferencia para un nuevo enfoque. Hoy puedo decir que practico esta tendencia relacionada al bienestar y no a la apariencia fisica, hablo más de alimentación que de nutrición, porque la alimentación engloba todo y la nutrición limita sólo a la ciencia de los alimentos y sus nutrientes.

La alimentación  relaciona: el disfrute, la nutrición, la historia de vida , las creencias, el somatotipo, el tipo de actividad física, la termogénesis, la sociedad, la economía e incluso el nivel cultural y educativo de cada individuo. Escribir sobre nutrición siempre será fascinante, pero escribir sobre la alimentación del ser humano es mucho más emocionante por relacionar todo lo que abarca a un ser humano, es la vida misma. El proceso de alimentación es mucho más complejo y si se trata de dar una orientación en esta sección tocaremos la sensibilidad de lo que realmente somos y la relación que tenemos con los alimentos. 

Se trata de una ventana al bienestar, hacerse cargo de nuestras acciones, desde tener consciencia cuando vamos a realizar las compras hasta conocer los nutrientes de aquellos alimentos que llevamos a casa y metemos en el refrigerador.

¿Cómo fueron nuestras primeras comidas en la niñez, cómo nuestro sistema familiar influye en nuestra alimentación, cómo podemos modificar algunos hábitos que nos cierran posibilidades ante el bienestar, cómo podemos curarnos con ayuda de los nutrientes que contienen los alimentos, cuántos mitos se tejen alrededor de lo que llamamos buena alimentación y mala alimentación?

Definitivamente es un mundo inmenso para resaltar. Mi bandera es la educación alimentaria desde una mirada de cambio, desde un proceso educativo. 

Enseñar a muchos el hacerse cargo de su proceso alimenticio es mi profesión, con amor y determinación acompaño a todos los que necesiten este proceso de cambio.

Las técnicas son mucho más complejas que un simple papel con una indicación de dieta, las técnicas tiene que ver más con la vida de cada uno. Partiendo que todos somos diferentes la problemática de cada uno es individual. El trabajo seriado no es elemental en esta propuesta, lo elemental es considerar la historia de vida de cada uno, respetarla y desde ahí poder orientar.

Es pertinente un mundo donde tengamos consciencia de todo aquello que nos alimente y que al mismo tiempo nos nutra. Mantenernos alerta de los beneficios que están detrás de una buena alimentación, es sinónimo de un mundo mejor, es dejar un legado de bienestar para los que vienen. 

Suma Bienestar

Lysandra Villasana

Conferencista, motivadora, especialista en cambio de hábitos y creadora del proyecto Sumabienestar con el cual se identifica en la redes sociales, talleres y charlas.

Un comentario sobre “Una ventana al Bienestar

  • el 25/05/2018 a las 12:36 pm
    Permalink

    Yo soy un curioso de las palabras, y por supuesto, en esta era de palabras compuestas la de psiconeuroendocrinoinmunologia me pareció la cúspide. Al leer este post creo que le doy más sentido y hasta puede ser que llegue a pronunciarla sin leerla.

    Gracias por compartir tus saberes!

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas