TecnoStress… Acaso yo padezco de eso?

 

Imagen relacionada

A nadie sorprende ver a personas que están todo el día con el teléfono en la mano como si fuese una extensión de sus cuerpos. Hay quienes no apagan sus equipos ni siquiera en el cine o ante una emergencia médica, donde están expresamente prohibidos. También hay casos de personas que pasan largas horas frente a la computadora, sin poder dejar de chequear y actualizar las redes sociales.

Aunque no hay estudios científicos que den cuenta de la prevalencia del TecnoStress en la sociedad, una investigación reciente de Intel en varios países del mundo detectó que el 40% de los usuarios permanece 24 horas, siete días a la semana, conectado a sus dispositivos, mientras que 8 de cada 10 duermen con su celular al lado.
El término TecnoStress comenzó a oírse en los años 70, entendido como la sobrecarga de información que puede alterar a las personas. Durante la última década, y a medida que las tecnologías se fueron haciendo cada vez más masivas y de uso más cotidiano, este concepto comenzó a utilizarse con más frecuencia.

Signos y síntomas.
El TecnoStress puede manifestarse de diversas maneras:

  • TecnoAnsiedad, que es la tensión derivada por el uso extremo de las tecnologías y que se revela, por ejemplo, en la necesidad imperiosa de responder un mensaje de manera inmediata más allá del contexto y de que la respuesta no sea de carácter urgente. Es también un estado de nerviosismo que, precisamente, desencadena la falta de conexión.
  • TecnoFilia, que puede plasmarse en un deseo desmedido por adquirir el último gadget lanzado al mercado.
  • TecnoFatiga, que se caracteriza por un estado de cansancio mental y físico, agotamiento cognitivo, trastornos visuales, cefaleas y dolores musculares (principalmente tensión de cuello y espalda), derivado del uso excesivo de las tecnologías. Y a pesar de este agotamiento, la persona no consigue desconectarse.
  • TecnoAdicción, que tiene que ver con la necesidad desmedida de usar la tecnología en cualquier momento y lugar, hasta tal punto que la vida real de la persona se ve alterada por la preponderancia de las relaciones virtuales.

Imagen relacionada

Si bien no hay estudios científicos que indiquen qué tipo de persona es más susceptible a padecer TecnoStress, los expertos explican que nadie está exento. Sin embargo se dice que l@s mayores de 40 son muy propens@s ya que no han crecido con estas tecnologías, por lo que les puede costar más hacer una correcta adaptación.

Por otra parte, dado que las mujeres tienen en general una predisposición más social, y utilizan más el lenguaje, tienen una mejor adaptación a las nuevas tecnologías. Por este motivo, los hombres son quienes más posibilidades tienen de sufrir TecnoStress.

Según los expertos, los primeros síntomas de que algo anda mal son la pérdida de autoconfianza, problemas en el rendimiento laboral y conflictos en las relaciones interpersonales. A su vez, esto acelera el sistema simpático, y ocasiona ansiedad, irritabilidad, problemas de memoria, concentración, depresión, frustración e ira, sensación de vulnerabilidad y hasta el síndrome de piernas inquietas. Así se va degradando la salud, propiciando el desarrollo de gastritis, úlceras, problemas dermatológicos, insomnio, hipertensión, hasta llegar al evento coronario.

El mismo estudio científico también determinó que el 20% de los usuarios prefiere perder la cartera que el teléfono, mientras que 43% cree que su dispositivo refleja su personalidad. Asimismo, la mitad de las personas que usan smartphones asegura que su vida social sería insatisfactoria sin su equipo.

Evitando el estrés causado por la tecnología.

Acá les dejo algunos consejos para ayudarte a evitar el estrés causado por el mal uso de la tecnología:

  1. Descansa frecuentemente: Ponte en movimiento, aléjate del computador y párate. El cuerpo no está hecho para estar en la misma postura mucho tiempo. Con un minuto o dos por cada 45 minutos que te levantes, ayudará a disminuir los riesgos.
  2. Descansa los ojos: Estar en contacto con las TIC, usualmente obliga a forzar el uso de la vista. Hay que realizar el ejercicio de mirar alrededor y enfocar la vista en diferentes objetos cada cierto tiempo. Además, recuerda cerrar los ojos por unos segundos, ayuda a refrescar la vista y evitar consecuencias negativas a un sentido tan vital.
  3. Procura ejercitarte: El sedentarismo es el peor enemigo de la salud y del cuerpo. Por lo que mantener la costumbre de hacer ejercicio aunque sea una hora al día, puede no solo ayudarte a combatir el estrés, sino muchas enfermedades degenerativas y crónicas, exacerbadas por el sedentarismo.
  4. Cuida tu postura: Una mala posición, tensa los músculos de forma inapropiada y crea malestares y dolores que fatigan. Una postura recta, apoyada al respaldares ergonómicos, pueden eliminar estos problemas.
  5. Evita el síndrome de túnel carpiano: No teclees de forma muy rígida o duro, se delicado. Mantén siempre las muñecas derechas y levantadas.
  6. Limita la tecnología para lo estrictamente necesario: Si pasas 8 horas en el trabajo en un escritorio con una computadora en frente, evita usar la computadora al estar fuera de las horas laborales. De ser posible, aléjate un día completo de las TIC. Eso te ayudará a relajarse y abrirte las puertas a otros tipos de entretenimiento y socialización.

3 comentarios sobre “TecnoStress… Acaso yo padezco de eso?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas