Más que un cliché: Todo gran destino, merece un gran viaje.

                                  

 

     Hoy en día, está muy en boga el término “emprendimiento“, sin embargo, como pasa con la mayoría de los términos populares, se está desvirtuando su esencia. Verán, emprender, a pesar de lo que puedan pensar, no está ligado a los negocios, al dinero o algún tipo de ideal que persigue trabajar menos. Emprender está íntimamente ligado a la acción de comenzar algo nuevo. Se ha estilado a lo largo de los años, de manera muy acertada, emplear la expresión “Emprender un viaje“. Esta expresión, para mí, es la más sublime aplicación de la palabra. ¿Qué es emprender, si no un viaje? Un viaje que debe comenzar desde el destino, o propósito del mismo. Puedes escoger comenzarlo en soledad, pero ten por seguro que el trayecto lo recorrerás acompañado. Después de todo, con un destino claro, encontrarás personas que te apoyarán y que necesitarán de ti para llegar al destino común, quizá no a la misma casa, pero al mismo pueblo, seguro que si. Se te presentarán barreras, obstáculos, algunos internos y otros externos, pero todos amenazarán con detenerte. Algunos, incluso, te pondrán en espera un tiempo, pero vistos de la manera correcta, no son más que escalones que te ayudarán en el resto del recorrido. Existen personas, cuyos viajes los llevarán a chocar con los tuyos, se verán en muchos campos dentro de bandos opuestos, pero siempre intentando seguir sus respectivos viajes, y claro, existen personas que, en algunos momentos te acompañarán, mientras que en otros parecerán ir contra tu corriente. Muchas de estas veces, no es personal, es solo su viaje.

¿Te suena familiar? A decir verdad, me recuerda al viaje del viejo Bilbo, en el Hobbit de J.R.R Tolkien, también me trae a la mente cierto mago de lentes y cicatriz que nos hizo llorar, reír y aprender lo que, según J.K Rowling, es la familia, lo veo incluso en personajes más atípicos, como el mejor detective del mundo, bueno, tanto el enmascarado de murciélago como el fiel amigo del Dr. Watson, podría incluso recordarlo en Hércules de Disney o en mi historia favorita, una con un cachorro de león muy particular y 2 amigos más particulares todavía.

     Sin ánimo de quitarle la magia a tus historias favoritas, quiero invitarte a reflexionar acerca de todos estos viajes que han sido emprendidos, tanto en la vida real, como en el amplio reino de la fantasía. Puedes descomponer ambos tipos en partes similares, si los examinas con cuidado, pero lo más importante que espero encuentres, es que…

      Todo Gran Viaje, comienza con un Gran Destino.

Síguenos en Instagram a través de @grupodedalos y únete a nuestra comunidad de emprendedores con propósito.

¡Te esperamos!

 

Fer

Soy Fer. Trabajo en pro de reinventar la realidad que vivimos y actualmente trabajo para reinventar nuestra querida Venezuela, a través del desarrollo de ideas de emprendimiento. Soy creador, pensador, arquitecto de negocios, facilitador, escritor y polímata. Emprendedor y empresario. Para resumir, soy Fer.

6 comentarios sobre “Más que un cliché: Todo gran destino, merece un gran viaje.

  • el 22/03/2018 a las 4:40 am
    Permalink

    Excelente Fer. Hay muchos ejemplos de emprendimiento que no son un negocio no tienen por finalidad hacer dinero. Por ejemplo yo emprendi la construcción de mi casa… ¡Vaya emprendimiento! También emprendi con buenos amigos como tú esta aventura de iniciar este espacio para aquellos que consideran que tiene algo que aportar en la construcción de un mundo mejor.

    Gracias por tu aporte y por los aportes que vienen…

    Respuesta
    • el 22/03/2018 a las 8:58 am
      Permalink

      Es correcto, Ricardo. Claro que yes, poco a poco, mientras tengamos el destino claro, nos irá genial.

      Respuesta
  • el 22/03/2018 a las 10:23 am
    Permalink

    Señor Fer

    Su publicación es interesante pero un poco confusa. Dice usted cosas ciertas pero su lenguaje abstracto hace difícil tener la certeza sobre la finalidad del mismo.

    Me quedo con su observación final: todo gran viaje comienza con un gran destino…. Curioso! Pensaré en ello.

    Respuesta
    • el 23/03/2018 a las 7:30 pm
      Permalink

      Me alegro de que le pareciera interesante la lectura, estimado conciudadano. Sin embargo, quiero resaltar que hice un esfuerzo bastante grande para simplificar el lenguaje original del escrito, lamento si no está tan accesible como lo podrían esperar, pero los términos abstractos son, como ciertamente describió, el armazón de mi lenguaje.

      Aprecio el apego a mi observación final y me tomo el atrevimiento de obsequiarle otra, que, esta vez, no es de mi propiedad, pues como dijo Ludwing Wittgenstein “los límites de mi lenguaje significan los límites de mi mundo”.

      Respuesta
  • el 25/03/2018 a las 1:44 pm
    Permalink

    Fer, amigo.

    Excelente artículo. Me gusta como nos hace replantearnos un modelo, una palabra o un concepto que a veces de forma automática, damos por sentado. Me gustan las analogías, sobre todo cuando se inclinan hacia lo sencillo, porque son mas fáciles de visualizar, de oir, de sentir, por lo que hace mas fácil el propósito de transmitir un pensamiento, reflexión o visión.
    En cuanto al _emprendimiento_ (a lo WA), siento que tiene que ver con quien ejecuta la acción, no con la acción en si. Un viaje a un destino mágico e increible puede ser un emprendimiento que encierra descubrimiento, emoción, planificación, formación de equipos, adquisición de conocimientos, etc para muchas personas, pero definitivamente quien maneja el autobus que recorre la vida, 3 veces por semanas, 50 semanas al año, no creo que lo vea y sienta igual.

    En fin, cada viaje se vive de forma muy particular, para unos es un Gran Viaje, para otros puede que no sea mas que rutina. En todo caso, soy yo quien decido como quiero verlo.

    Muchas gracias, Fer, lleer el artículo me estimuló a reflexionar al respecto.

    Respuesta
    • el 25/03/2018 a las 10:45 pm
      Permalink

      Es correcto, Juan. De hecho, el destino hace referencia al propósito de cada persona y de cada organización, pues, tal y como expones, los asesores no sentimos la misma experiencia que el emprendedor, a la hora de materializar un sueño. Cada viaje es único para cada viajero.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas