Las fragancias acompañan las modas

La historia del perfume se remonta a las civilizaciones más antiguas, tales como el Egipto de los faraones, la china de los emperadores o la Grecia de los grandes filósofos. Largos viajes se emprendían en la antigüedad para obtener incienso, mirra y flores aromáticas. Al principio se utilizaban para honrar a los Dioses, luego como inhalaciones medicinales y después para influir en la sensación de bienestar personal y colectivo.

Durante la edad media y luego en la época del renacimiento, el perfume se desarrolló enormemente, se descubrieron nuevas formas de destilación, se comenzaron a utilizar nuevos elementos, tales como la madera de sándalo, el cuero, etc. También se descubrieron formas más eficientes de envasado y se comenzaron a diluir las esencias para hacerlas más comerciales.

En los siglos 18 y 19 ya el perfume formaba parte importante de la vida diaria de las personas de clase social y económica elevada y en el siglo 20, la utilización del perfume se popularizó al punto de convertirse en algo tan importante como la ropa.

En 1921, la famosa Cocó Chanel tuvo la genial idea de ordenar a una casa de perfumería que le elaboraran un perfume para ser utilizado por su clientela, es decir para que formara parte integrante de sus vestidos, y así nació el Chanel N°5. Es importante acotar que hasta ese momento, la gran mayoría de las fragancias eran utilizadas, indistintamente, por ambos sexos. El resto es historia, el éxito fue tal que todos los grandes modistos comenzaron a encargar perfumes y a comercializarlos como parte de su catálogo. Al principio, le regalaban a su clientela un frasquito de “la fragancia de la casa”, tales como Worth o Lanvin y luego comenzaron a venderlos en sus tiendas.

En las décadas de los 50 y 60 ya no se concebía una casa de moda respetable que no incluyera, con su nombre, uno o varios perfumes cuyas fragancias estuvieran acordes con el estilo de su costura y pronto se dieron cuenta que, en muchos casos, las ventas de sus perfumes era más rentable que la de los vestidos o trajes que elaboraban. Además se percataron que su fama mundial dependía más de sus perfumes que de sus prendas de vestir, porque millones de personas utilizaban sus perfumes sin siquiera saber qué tipo de prendas de vestir elaboraban en sus talleres.

Y aquí comienza a moldearse algo interesante; mientras que hasta los años 1940 y 50 las personas se vestían, casi siempre, con un mismo estilo, el perfume que utilizaban era, por lo general, uno solo. Si nos recordamos de nuestros abuelos, los recordaremos siempre vestidos de la misma manera y con un aroma característico, siempre el mismo. Por ejemplo, mi papá utilizaba pantalón negro y camisa blanca para ir todos los días al trabajo y, si iba a una fiesta, se ponía un liqui-liqui blanco o un traje gris oscuro, pero siempre usaba la misma fragancia: Jean-Marie Farina, una agua de colonia que data de 1693 y que fue re-bautizada en 1806, pero que todavía es utilizada por gran cantidad de personas mayores en todo el mundo.

Pero en nuestro tiempo eso no es así; sólo las personas de muy avanzada edad siguen usando un solo perfume todos los días, todo el tiempo. La mayoría de la gente utiliza varias fragancias, una o dos para ir al trabajo, otra para asistir a una parrilla o alguna actividad parecida y otra, muy distinta, que sólo usan para fiestas y otras ocasiones especiales.

La industrialización del perfume contribuyó a incentivar la competencia y hoy en día salen al mercado miles de fragancias nuevas cada año, aunque sólo pocas tienes un éxito comercial aceptable y son contadas las que son verdaderamente rentables. Hoy en día, muchos diseñadores han vendido sus marcas de perfumería a grandes distribuidoras internacionales a cambio de obtener un pequeño royalty por ventas y de mantener su nombre presente, lo cual les garantiza participar del mercado mundial.

Lo interesante es que las fragancias rentables, es decir las que tienen gran éxito comercial, son aquellas que mantienen una congruencia con las demás cosas que están ocurriendo en el mundo de la moda, es decir, que son aquellas que “acompañan”, o sirven de complemento, a la manera de vestir, al estilo de los accesorios de moda, etc.

En los años 60, en Europa y en el continente americano, las fragancias fueron muy influenciadas por el movimiento hippie y comenzaron a aparecer aromas con notas de la India y otros lugares orientales. En los 70 y 80 el cambio fue radical y aparecieron muchas fragancias muy fuertes y sensuales, tal como indicaban los talleres de costura de moda; A mediados de los 90 comenzó a hablarse fuertemente de ecología y vida sana y las fragancias dominantes tomaron el camino de las “acquas”, fragancias muy suaves y con notas cítricas de salida. Es en ese momento también cuando comienzan a aparecer las fragancias de artistas de moda y con nombres de deportistas famosos mundialmente que, a su vez, acompañan a la moda de la ropa de estilo deportivo y la tendencia de los trajes casuales.

Es decir, que a pesar de que en las perfumerías siempre se encuentran perfumes de diversos estilos, para todos los gustos, los éxitos comerciales son siempre aquellos que están alineados con las tendencias de moda y el estilo de vida de la mayoría de los clientes, quienes ven las fragancias como una “prenda de vestir” más, como un accesorio vital, como ese “toque” especial que les afianza su personalidad y que los ayuda en ese delicado arte de la seducción y de la aceptación social.

Quico Salazar

Director de Perfumería Las Villas

Francisco "Quico" Salazar

Empresario, Conferencista, Asesor Gerencial y Life-Coach

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas