Evalúa tus errores y camina rumbo al éxito

Vamos como ave herida, hiriendo a otros porque no hemos podido sanar las heridas de un pasado que nos marcó y no sólo nos dejó recuerdos no gratos, sino que hizo daño en nuestro comportamiento y en nuestras relaciones.

Nos equivocamos día a día sin darnos cuenta de lo que hacemos, mucho menos cómo o cuándo lo hacemos, es parte de nuestra naturaleza errónea y por ende es parte de nuestra vida no salir de los fracasos.

José sabía que pasar por los huecos con su vehículo le iba a ocasionar fuertes problemas en el tren delantero, amortiguadores, suspensión y cauchos de su auto, sin embargo no dejaba de hacerlo, por lo que cada vez que recibía su sueldo lo gastaba en alineación, balanceo, cauchos y repuestos para el tren delantero de su vehículo, su conducta errática no sólo afectaba su vida, sino que estaba afectando sus finanzas y sus relaciones con sus hijos y esposa debido a la falta de recursos y el gasto excesivo en reparaciones del vehículo.

En momentos como éstos, errar o equivocarse constantemente en el mismo acto puede hacer que nuestra vida vaya rumbo al fracaso no sólo personal y emocional, sino a un total fracaso de nuestras relaciones.

Es importante evaluar nuestros errores, preguntarnos después de cada error, qué quién, cómo, cuándo y dónde sucedió y lo que puedo aprender de ello.

Si no aprendes de un divorcio, es probable que seas el candidato o candidata a un nuevo divorcio, si no aprendiste de finanzas con la quiebra de tu primera empresa, es probable que seas propenso a fracasar financieramente en otra oportunidad, cada fracaso o error debe ser evaluado y aprender él.

  • ¿Qué hice mal?
  • ¿A quién afecte?
  • ¿Qué me enseñó, qué pude aprender?
  • ¿Qué debo hacer y qué debo no hacer?
  • ¿Quién podría ayudarme en un futuro?
  • ¿Cuáles son mis conductas erráticas?

Son algunas preguntas que pueden ayudarnos a tener un norte seguro y visualizar un futuro sin ninguna de esas dificultades en tu vida.

Por más que anheles tener éxito, si no has evaluado tus fracasos anteriores, has dejado de valorar unos insumos importantes en tu vida, que te ayudarán a salir adelante en una próxima oportunidad.

En ocasiones, las cosas no salen tal y como esperábamos. Y curiosamente, en un porcentaje altísimo esto ocurre porque no nos hemos preocupado lo suficiente porque las cosas salgan bien.

El fracaso en muchas veces se relaciona con nuestras expectativas. A veces las cosas no resultan como esperábamos al iniciar, o no conseguimos la manera de convencer a alguien de nuestro proyecto, esto no quiere decir que nos espere un futuro mediocre en que nunca más nuestras decisiones van a ser tenidas en cuenta.

Todo fracaso representa una oportunidad de extraer una valiosa lección. Si pudiésemos empezar de nuevo, ¿Qué cosas cambiaríamos? ¿Utilizaríamos otro enfoque? o ¿Simplemente han sido los pequeños detalles los que no han acabado por funcionar? ¿Qué partes de mi vida golpeé con esta caída?

Para evaluar nuestros errores, Es importante preguntarnos;

¿Se cómo medir logros de mi vida?

Si no es así, ¿se ha preguntado por lo menos cómo medir sus fracasos?

No importa tu edad, experiencia, nivel académico o recursos, si no sabes cómo evaluar tu vida, podrías estar en el círculo del fracaso.

Fracaso y éxito son las dos caras de una misma moneda, así como comenzar una relación o terminarla es parte de tu vida, o abrir una empresa o perderla. La diferencia en cada uno de los casos es la manera como abordas el éxito y la manera como abordas el fracaso.

A nadie le gusta fracasar, pero a todos les gustar tener éxito y ambos están en la misma moneda, así que la solución no es tener éxito sin fracasar, sino agarrar la moneda y saberla administrar.

Un falso exitoso es aquel que oculta sus fracasos para mostrar su éxito, un ganador de verdad es aquel que exhibe sus fracasos debajo de la montaña del éxito. Sabe que para llegar a donde esta tuvo que pisar cada una de las rocas que le golpearon en la cabeza. Y sabe que cada fracaso exhibido demuestra que es una persona con un espíritu de lucha y de guerra.

Cuanto más conozcas tus debilidades, mas conocerás tus fortalezas.

Cuando le entregas o indexas tu fracaso a otro, estas entregándole tu éxito a otro, es por eso que casi siempre triunfan a los que culpamos y nos lamentamos de su éxito y de lo injusto de la vida. ¿Por qué lo eligieron a él y no a mí?, ¿Yo estoy mejor preparada que ella? ¿Qué tiene el que no tenga yo?

No podrás disfrutar el dulce del éxito si no has aprendido a saborear lo amargo del fracaso.

Tu amigo,

Dr. Norbey Rodriguez

www.doctorfamilia.com.ve

@norveyrodriguez

Norbey Rodríguez

Doctor en Consejería, Msc. en Educación, Master Coach, Conferencista y Motivador Colombo-Venezolano. CEO en @doctorfamilia01 @Corpoleader y @CFC_Betel

3 comentarios sobre “Evalúa tus errores y camina rumbo al éxito

  • el 31/03/2018 a las 2:12 pm
    Permalink

    Gracias por el aporte Norbey. Creo que tenemos que interiorizar nuestros fracasos y hacer una atribución correcta… Es muy humano atribuir nuestros fracasos al otro y los éxitos a nosotros. Esto lo estudió la psicología social como “Error de atribución”. Voy a escribir sobre ello ya que me has dado la idea. Un saludo

    Respuesta
    • el 31/03/2018 a las 10:08 pm
      Permalink

      Solemos hacer juicios de valor. Hace un par de días trataba de enseñar a alguien sobre como desarrollar un potencial en un área determinada, y mencioné a un amigo en común, esta persona inmediatamente me dijo; “No hagas juicios de valor”. Podemos superar esto con un poco de humildad, eso nos ayudará mucho. No somos omniscientes, no lo sabemos todo sobre los demás, y tenemos que evitar en la medida de posible los juicios. Comprender que las otras personas tienen las mismas vivencias que yo, los mismos derechos. Y además estar conscientes que todos caminamos rumbo a la misma dirección; ser mejores cada día, es por eso que puedo aprender de otros y también mis errores pueden enseñar a otros…Abrazos amigo

      Respuesta
  • el 06/04/2018 a las 11:10 am
    Permalink

    Saludos señor Norbey.

    Yo he cometido muchos errores en mi vida, pero creo que nuestra sociedad sobrevalora el éxito. No pasa nada si te equivocas y rectificas… así es la cosa… pero si eres cirujano cardiovascular y te equivocas! Ay mamá… las consecuencias las pagará otro.. allí el problema señor Norbey.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas