El éxito es un Deja Vu

Cuentan que el día de la inauguración del Epcot Center en Orlando, Florida, uno de los Parques de atracciones más importantes del complejo turístico que muchos conocemos como Disney World, el Alcalde de la ciudad dijo en su discurso que era lamentable que Walt Disney no hubiera vivido lo suficiente para ver su obra terminada. La esposa de Walt, a quien le tocó hablar después del Alcalde, dijo que su esposo había visto ese proyecto terminado mucho antes que todos ellos. Lo había visto en su mente, con su imaginación había recreado ese momento muchas veces, incluso antes de comprar el terreno.

Epcot Center

Mi amigo Jeremías Álvarez, Coach motivador, ad-honorem, de la selección venezolana de fútbol (la Vinotinto) sub-17 Y ahora de la sub-20, me contaba que, durante el campeonato suramericano, ellos ponían a los muchachos a celebrar el triunfo del partido la noche anterior al mismo. Me decía que eso les bajaba la presión sobre la incertidumbre de si iban a ganar o a perder, simplemente salían al campo a ganar, porque ya habían celebrado ese triunfo, es decir, ya habían ganado, lo que faltaba era simplemente meter los goles. Y los metieron! De no ser favoritos al comienzo del torneo, lograron una importante clasificación al campeonato mundial.

Eso ocurre cada vez que vemos un triunfo, el triunfador ya lo ha visualizado con anticipación, ya lo ha visto muchas veces en su mente, en su imaginación. Los triunfos no son fruto del azar, no son cuestión de suerte. Son una consecuencia lógica, una repetición de lo que ya vivimos mentalmente. Es decir, el Triunfo es un Deja vu.

Soñar despierto

Deja vu es una expresión en francés que puede traducirse como “ya visto” y es utilizada en el mundo entero como una expresión popular para definir esa sensación de que lo que está pasando, ya ocurrió.

¿Y qué hacemos con esa información?

Es sencillo, primero que nada, re-aprende a soñar. Nuestra cultura latinoamericana es una cultura fantástica, aporta cosas maravillosas, pero es una cultura castradora en materia de sueños. Cualquier proyección de un niño hacia el futuro, en uno de nuestros hogares, genera burlas y comentarios sarcásticos de parte de los adultos, lo cual hace que los niños dejen de decir lo que sueñan y con el tiempo, dejen de soñar.

Esta carencia de sueños definidos se manifiesta en la edad adulta como una resignación permanente y la sociedad refuerza constantemente este sentimiento con dichos y refranes tales como: “el que vive de ilusiones, muere de desengaños”, “bájate de esa nube”, “los ricos están completos”, “del dicho al hecho, hay mucho trecho”, etc.

¿Qué tenemos que hacer? Repito: re-encontrarnos con nuestro sueños, sacarlos de ese baúl enmohecido y darles la importancia que merecen. Darles a nuestros hijos las herramientas necesarias para que sueñen, para que sueñen en grande, alabarlos cuando lo hagan, entusiasmarlos para que lo sigan haciendo y, sobre todo, decirles que si lo sueñan y hacen lo necesario, lo lograrán; tenemos que reforzarles constantemente que un sueño grande y las acciones correctas, puede transformar el mundo!

¿Y cómo logro re-encontrarme con mis sueños?

Primero, busca en tus recuerdos aquellas situaciones, que aunque esporádicas y aisladas, te hayan hecho feliz; cuáles momentos, de esa niñez y de esa juventud, lograron sacar lo mejor de ti, lograron despertar las mejores emociones y los mejores sentimientos de plenitud. Escríbelos, lístalos y, si es posible, agrégales unas fotos y otros elementos que te los recuerden.

Segundo, trata de imaginarte cómo hubiera sido tu vida de haber seguido haciendo eso, de haber hecho lo que tú querías hacer y no lo que otros querían que tú hicieras.

Y tercero, re-encuéntrate con esos momentos, acuérdate qué cosas estabas soñando cuando se dieron esos momentos maravillosos. Define qué tienes que hacer, y qué tienes que dejar de hacer, para re-dirigir tu vida por el camino de esos sueños.

Y entonces, hazlo! Decídete! Apártate de esa zona de confort! No mires atrás, todo el mundo te dirá que estás loco(a), pero sigue! Busca tus sueños, planifica el camino pero sin retardos, sin excusas! haz lo que tengas que hacer! Imagínate cómo te sentirás cuando lo logres, qué estarás haciendo, adónde, con quién, pero sobre todo, imagínate cuán feliz te sentirás.

Y entonces, el universo se confabulará para ayudarte, los críticos de los primeros días se pondrán a tu orden para ayudarte en tu camino, sentirás que no es por suerte que vas en el camino correcto, disfruta ese camino! y entonces, lo lograrás! triunfarás! Y sentirás esa extraña sensación de que ya estuviste allí, en tu mente, en tu imaginación… y entonces sentirás el famoso y gratificante Deja vu. Esto te llevará a emprender de nuevo, a soñar de nuevo, a plantearte nuevas metas, cada vez más grandes, y a lograrlas! Y sentirás de nuevo esa extraña y maravillosa sensación…

El éxito es un Deja vu.

 


Este artículo fue originalmente publicado AQUÍ.

Francisco "Quico" Salazar

Empresario, Conferencista, Asesor Gerencial y Life-Coach

Un comentario sobre “El éxito es un Deja Vu

  • el 28/04/2018 a las 8:42 am
    Permalink

    Qué buena reflexión Quico. ¡No lo había visto de esa manera! Siempre es importe recordar la importancia de los sueños, de esos que tenemos cuando estamos despiertos y que nos llevan a obtener resultados extraordinarios.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas