¿Cómo promover el cambio?

“Tienes que salir de tu zona de confort”
“Hay que romper paradigmas”

¿No tienes la sensación de que estas dos expresiones han terminado por convertirse en clichés?

Creo que ha pasado algo muy curioso con ambas. Comenazaré por promover el uso de una nomenclatura:

AGENTE DE CAMBIO: es aquel que promueve el cambio.

SUJETO DE CAMBIO: es aquel quien tiene que ejecutar el cambio que promueve el agente de cambio.

Resistencia al cambio

El tema de romper paradigmas se hizo muy popular en los años 80 de la mano de unos vídeos desarrollados por Joel Barker… “el negocio de los paradigmas”. Quienes tenemos algunos años sabemos que en esa época no existía YouTube, así que lo que ocurrió con el vídeo de Barker fue que muchas organizaciones lo pasaron a sus empleados y se tornó “viral” de alguna manera (¿podríamos decir previral? ya que las RRSS no eran aún una realidad).

Puedes buscar el vídeo original pero aquí te dejo un refrescamiento que hizo el propio Barker años después.

El vídeo fue excepcional y creo que de alguna manera influyó en mí, en ese deseo de transmitir conceptos de un manera fácil y elegante. Lo de “romper paradigmas” que se repite tanto hoy en día es solo parte de lo que dijo Barker en su momento… Pero él lo dijo claramente también,

LOS PARADIGMAS SON ÚTILES

Porque los paradigmas son un modelo o patrón que nos dice cómo hacer las cosas.

El día de hoy almorzaste y después comiste un helado como postre. ¡Eso es un paradigma! un modelo, ¡el postre viene luego de la comida!

Helado

Los relojes analógicos representan el paso del tiempo con una esfera y un movimiento que conocemos como horario. Pero ¿por qué el paso de las horas no se representa al revés? sería exactamente igual…

¿Conducir por la izquierda o por la derecha?  es un paradigma.

No es necesario que vayas contra todos los paradigmas porque, y es allí donde te tengo noticias

UN PARADIGMA SERA SIEMPRE SUSTITUIDO POR OTRO PARADIGMA.

¡No podemos vivir sin ellos!

Con el tema de salir de la zona de confort pasa algo similar. Cuando le propones a alguien un cambio y la persona se resiste le decimos “¡Tienes que salir de tu zona de confort!”

Error

La mente de la persona piensa…. ¿Me está llamando perezoso?

Al igual que no es necesario romper todos los paradigmas, tampoco salir de la zona de confort te garantiza desarrollo y crecimiento. Eso sólo ocurre en algunos casos. Por cada caso exitoso por salir de la zona de confort te puedo contar otro no exitoso. No es importante la estadística, lo importante es sustituir los clichés por una argumentación sólida y un proceso que tome en cuenta los temores de los sujetos de cambio. Usar la empatía será siempre la mejor opción.

Cuando un sujeto de cambio argumente su negativa a cambiar, no apeles a los clichés. ¡Eso no te ayudará como Agente de cambio! Necesitas ir más allá y tratar las objeciones como verdaderas objeciones. No importa si están motivadas por la parálisis paradigmática de tu Sujeto de cambio.

En la próxima entrega conversaremos sobre algunas recomendaciones.


Artículo publicado originalmente en http://aprendeycambia.net/como-promover-el-cambio/

Ricardo Ranalli

Psicólogo. Facilitador de procesos de aprendizaje. Diseñador instruccional. Risoterapeuta. Editor de la página web www.losagentesdecambio.com CEO de www.aprendeycambia.net

9 comentarios sobre “¿Cómo promover el cambio?

  • el 07/03/2018 a las 2:24 pm
    Permalink

    Hola Ricardo, como siempre me parece una reflexión cargada de sentido e inteligente. Siempre me han parecido un riesgo los clichés por que me parecen una forma de anestesiar el pensamiento, la reflexión y la argumentación.
    Creo que se confunde muy fácil la idea de salir de la zona de confort (reconozco cierta urticaria cuando uso ese concepto) es cambiar, mejorar, desarrollarse, pasar a la zona de aprendizaje… Y la verdad no lo veo muy claro, yo creo que el cambio es algo inherente a la vida, a los procesos humanos, el juego entre acomodación, des-acomodación, y re-acomodación siempre esta allí, pero esto no implica necesariamente aprendizaje (al menos aprendizaje significativo) cambiar un paradigma es algo más que salir de una zona de confort, implica el cuestionamiento de una forma particular de construir el mundo y las relaciones y tener que buscar una forma alternativa de construirlo… Ya Kuhn lo apuntaba en “la estructura de las revoluciones científicas”, para cambiar un paradigma hay que tener otro que lo sustituya.
    Lo que implica un cambio significativo, o como lo llama Watzlawick un cambio 2.

    Respuesta
    • el 07/03/2018 a las 7:14 pm
      Permalink

      lo de anestesiar la argumentación y el pensamiento te quedó perfecto. Lo voy a copiar.

      ¡Gracias por la comentario!

      Respuesta
  • el 07/03/2018 a las 3:02 pm
    Permalink

    Interesante, Ricardo. Rescato una idea, que entiendo está implícita en la reflexión que compartes: no siempre tienes que cambiar, ni la zona de confort es sinónimo de “crecimiento”. El cliché suele ser seductor, y no por seductor es valioso. Cambiar y salir de la zona de confort no son valiosas para todas los retos y demandas del entorno.
    Saludos,
    Jimmy

    Respuesta
    • el 07/03/2018 a las 7:07 pm
      Permalink

      Esa era la idea de mi reflexión. Creo que se deja de argumentar con el otro. Prefiero decirte ¡hay que romper paradigmas! antes que escuchar los argumentos del otro. ¡gracias por el comentario!

      Respuesta
  • el 07/03/2018 a las 9:42 pm
    Permalink

    En un mundo que está repleto de constantes, bien sean clichés, situaciones o demás, es importante, antes de promoverlo, hacer énfasis en el propósito del cambio. Tener una finalidad única, permitirá tanto al agente como al sujeto, compartir visiones y expectativas de las consecuencias que podría traer el cambio en cuestión. Luego de tener un propósito claro, promover el cambio será una tarea mayormente comunicativa, donde saldrán a relucir los sujetos que sean afines al ideal. Estos sujetos serán los mayores promotores del mismo y los llamaré “sujetos S”. Eso con respecto al propósito del cambio.

    En relación a la manera de promoverlo, es cuestión de identificar las constantes mencionadas previamente, de estudiarlas, entenderlas y ver en ellas esa oportunidad de mejora, que ha sido madre de tantos cambios. Una vez llevado a culmen este proceso, y teniendo un propósito definido para el cambio, la recomendación sería ubicar, en la lista de los “sujetos S”, los talentos adecuados para llevar a cabo el cambio y brindarles las herramientas necesarias para cumplir con su labor.

    Por último, pero no menos importante, pienso que el cambio significativo, solo podrá ser llevado a cabo por la mezcla única de los talentos seleccionados para lo propio. Sin esta combinación, será imposible transformar estas constantes que ahogan nuestra realidad, en las variables positivas que tanto añoramos.

    Respuesta
    • el 08/03/2018 a las 6:02 am
      Permalink

      Saludos.
      Cuando leo tu comentario Fernando me preguntó si siempre el cambio es tan racional, es decir, tan vinculado a un proyecto o una necesidad…

      Respuesta
  • el 08/03/2018 a las 5:27 am
    Permalink

    Muy concreto, interesante y claro.

    Respuesta
  • el 08/03/2018 a las 8:36 pm
    Permalink

    Me parece que el cambio que no sea sostenido por la razón, está condenado al desastre. Varias sociedades y culturas, a nivel macro, han sufrido las consecuencias de ello. Cambios de raíz emotiva, sin fundamento lógico para apoyarse. Adicionalmente, estoy hablando del cambio significativo y positivo, es decir, un cambio con una alta probabilidad de impacto.

    Para cerrar, hay una frase más vieja que tú, y que yo, que dice “La necesidad es la madre de las invenciones”. Creo que de ahí parte todo.

    Respuesta
    • el 09/03/2018 a las 4:49 pm
      Permalink

      Estoy de acuerdo contigo… de hecho por eso publiqué este post… escucho tanto el “tienes que salir de tu zona de confort” como si salir de la zona de confort per sé fuera necesario… Por eso digo que hay que argumentar el cambio en caso de ser propuesto,,,,

      Con lo de la frase no estoy tan de acuerdo… es decir, siempre por supuesto dependerá del cristal con que se mire… claro, estoy de acuerdo con que es vieja (más que yo imagina tu)… pero no estoy seguro que siempre haya sido la necesidad… por ejemplo, ¿qué necesidad atendía la invención del iPod??? Después de inventado es muy evidente… pero de veras que no era necesario… Luego está el deseo que es otra cosa…. Saludos Fer.. Gracias por participar…

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas